El llenado de la cápsula - Mercoffee
14938
page-template-default,page,page-id-14938,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,qode-theme-ver-12.0.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
 

El llenado de la cápsula

El llenado de la capsula es el final de un largo proceso hasta llegar al hogar. Todo lo anteriormente descrito se culmina con un proceso muy controlado de rellenado por parte de nuestra Compañía. Debido al proceso descrito en el molido, es de suma importancia reducir al máximo el tiempo existente entre el proceso de molido y el posterior rellenado y sellado de las capsulas. Así lo hacemos y son breves segundos los que transcurren desde que el grano de café pasa por las cuchillas del molino y es depositado en el interior de nuestras capsulas.

A la importancia de esta reducción de tiempo y por consiguiente el mantenimiento de las propiedades organolépticas del café, debemos añadir el control total de otros matices en nuestro proceso de llenado:

Control de Temperatura: Constante en + – 1 grado.

Control de la Humedad: Constante en + – 3%

Prensado del café: Constante + – 0,2 Bares

Pesado del Café: Constante + – 0,1 Gramo.

Punto de Molienda: Constante Regulación Micrométrica.

La estabilidad de estos cinco parámetros confieren a nuestra capsula la estabilidad de matices de nuestros productos.

Después de ser depositado y prensado el polvo de café molido en el interior de nuestras capsulas, esta es termo sellada con un papel filtro de celulosas. Este dispositivo permite retener el polvo del café en el interior de la capsula, a la hora de ser sometida, a la presión del agua de la maquina expreso.

Un segundo después de colocar los filtros de celulosa, nuestra maquinaria termo sella ambos lados de la capsula, con un film de aluminio que preservará los aceites, aromas y matices que nos harán disfrutar de una maravillosa taza de café expreso.